La aventura por antonomasia

 

Imagínese el mundo del siglo XXI. No el de principios (la actualidad, que de sobra conocemos), sino el que se nos viene encima. El mundo de los decenios de los años 30, los 40, los 50…, al final del cuál…

(aquello sucedió durante el solsticio de verano del año 2050, o el solsticio de verano del 50, como dice la negra: […] así que la primera noche, también la primera noche de aquel verano, el verano del cincuenta, mientras la civilización llegó a buscarnos la pasamos solos […] ),

… sucede el milagro, que milagro fue y estupefactos dejó a los miles de millones de habitantes de nuestro planeta Tierra.

¿Qué fue ello? No se puede decir, pero allí intervinieron fuerzas de las que aún no tenemos noticia. ¿Cómo íbamos a tenerlas, si los seres que las produjeron desdeñaban a la humanidad como interlocutora? ¿Para qué nos iban a necesitar, si ya existen los cetáceos?

La aventura de las luces azules es una narración futurista (una fantasía, por tanto), en la que se aborda el problema de la evolución (de la evolución de la materia, se entiende, que desde el big bang no ha cesado de reelaborar sus estructuras, galaxias, estrellas, seres vivos…), lejos, muy lejos de las coordenadas hoy cotidianas, toda esa inane jerga de izquierdas, derechas y demás zarandajas con que se entretiene a las por definición acríticas sociedades actuales. Es preciso traer a colación asuntos nuevos, pues el mundo que nos espera no se va a componer de baladíes lugares comunes y caducas frases hechas.

La aventura de las luces azules es un título que lo define a la perfección. Es una aventura, vaya si lo es –una innumerable sucesión de ellas–, y amén de otros elementos (la superficie de los continentes, sí, pero también la del océano, sus más profundos abismos y la inmensidad de los yermos espacios interplanetarios…), está aderezada por los efluvios –de los que no sabemos nada– de las ondas telepáticas, es decir, las que se supone que emiten máquinas tan complicadas como los cerebros de los animales superiores.

Los personajes principales son tres: un europeo que nace el 1 de enero de 2001 –justo con el milenio–; una negra procedente de la selva caribeña y cuya mayor afición es el mar, y un cachalote del océano Atlántico; telépata, por supuesto. Entre los tres dan cuerpo a esta ingente historia –La aventura de las luces azules–, que se extiende durante 100 años y 800 páginas.

Esta no es una narración de ficción científica (impropiamente llamada ciencia ficción), puesto que aquí no se habla de ciencia (o se habla muy poco), pero que inevitablemente cuenta con elementos de ese género, como la telepatía y la presencia de inteligencias extraterrestres. Entendámonos, la presencia, que no quiere decir su aparición en escena en carne mortal, puesto que no creo que estos seres sean tan tontos como para descender a la Tierra que conocemos, y menos con la que está cayendo en la sociedad de analfabetos informáticos que caracteriza los tiempos actuales. Sin embargo, allí están, contemplándonos desde el lugar que ocupan…

La que publico ahora es la segunda parte, subtitulada Rondeau, y luego, con intermedios de unos meses, seguirán las restantes, Scherzo allucinante y Andante con moto e finale.

¿Qué más quieren que les cuente?, porque podría hablar de tantas cosas… De las aventuras abisales de la negra; de los conciertos de puertas chirriantes en alta mar –puesto que la música es parte fundamental en esta historia–; del astronauta perdido para siempre en órbita solar; de la bienaventuranza, especie vegetal de allende los espacios siderales; de la boda por ondas electromagnéticas y los coloquios con seres que están lejos, muy lejos… pero no digo más. El que esté interesado en leer semejante cuento, que cuento es, y provisto de colosal fantasía desbordada (es el mundo del futuro), ya puede hacerlo AQUÍ.

La primera parte (Allegro vivace) se puede ver AQUÍ.


Otros asuntos para pasar el rato:

Se puede ver aquí: https://youtu.be/1fenD06sYyc

Lo mismo, pero las fotos en sí, sin película, también se pueden ver: AQUÍ.

Otros paisajes españoles diversos pueden verse AQUÍ.

Y ya, puestos a tratar de fenómenos inexplicables, los interesados en novelas de aventuras pueden mirar AQUÍ.

Anuncios

SUPERLIBRO GRATIS: ciencia ficción?

Esto es para decir que…:

Desde el 30 de noviembre, viernes, hasta el 4 de diciembre, martes, se podrá descargar GRATIS (et amore) la segunda parte de La aventura de las luces azules, la titulada Rondeau. En este libro continúan narrándose las aventuras de Eduguá, la negra y el cachalote del océano Atlántico, personajes que, merced al paso del tiempo, se van aproximando al desenlace que el futuro les tiene guardado. Eduguá vive la juventud (y todo lo que ello conlleva); la negra, no sin fortuna, emigra a los Estados Unidos, y el cachalote, en perpetua observación de fenómenos que no están a nuestro alcance, se establece como patriarca sobre las aguas y funda su propia manada. Al fin, ¿qué sucederá? ¿Llegarán a encontrarse y conocerse?

Esto será materia de la tercera parte (Scherzo allucinante) y sobre todo de la cuarta (Andante con moto e finale), episodios cuyos títulos ya indican las previsibles complicaciones e irán apareciendo durante los próximos meses.

El que, durante los días que se dice más arriba, quiera bajar gratis este episodio, puede hacerlo aquí:

https://www.amazon.es/dp/B07JQP1SVS

———————————————–

Ahora otra cosa completamente distinta y que no tiene nada que ver con lo anterior (aunque también gratis):

Esta es una película hecha con fotos y basada en contrastes. Por ejemplo: agua, cerveza; costa luminosa, costa nublada; cuadriláteros, redondeles; lugar acuático, lugar polvoriento…, y así sucesivamente.

Se puede ver aquí: https://youtu.be/1fenD06sYyc

Lo mismo, pero las fotos en sí, sin película, también se pueden ver: AQUÍ.

Y otros paisajes españoles diversos pueden verse AQUÍ.

Y ya, puestos a tratar de fenómenos inexplicables, los interesados en novelas de aventuras pueden mirar AQUÍ.

Los pueblos más bonitos de España

Esto de los pueblos más bonitos de España es una etiqueta muy disputada. Vas por la carretera y surge uno acá, otro allá… ¿En qué quedamos? ¿Todos son el pueblo más bonito de España? Sin embargo, en España hay pueblos muy bonitos, y aunque la cosa va en gustos, aquí pongo unos cuantos:

Aínsa, en Huesca,

colegiata de Santillana del Mar, en Cantabria,

o Peñíscola, en Castellón,

Pero estos son de los que salen en los folletos turísticos. En realidad hay muchísimos más que conoce poca gente, y para que ustedes los conozcan, AQUÍ PUEDEN VER UNOS CUANTOS MÁS, y de paso, muchas otras cosas que también merecen la pena. ¡Ah!, y ESTO, que se me olvidaba y tiene mucha tela…

 

Castilla la vieja: transite por donde nadie lo hace

Aunque no tiene la fama (hoy la gente se decanta más por las costas), esta es la mejor región de España a la hora de viajar. Buenas carreteras, excelente comida, ausencia de aglomeraciones, parajes difícilmente imaginables… Olvídese de los señuelos propios de las agencias de viajes, que, como es lógico, buscan su provecho, y sumérjase en lugares acerca de los que no tiene la menor idea. Destinos exóticos para quien los quiera.  Esto sí que es exótico, original, insólito e infrecuente. Y para exotismos, mire ESTO, que aquí sí que se cuentan aventuras.

LA AVENTURA (1), gratis

AVISO PELIMINAR: desde el 10 hasta el 14 de este mes de septiembre se podrá descargar la primera parte de este libro, denominada ALLEGRO VIVACE, en esta dirección:

https://www.amazon.es/dp/B07G362J27

 

Ahora sí, ahora cuento cómo es esto:

Imagínese el mundo del siglo XXI. No el de principios (la actualidad, que de sobra conocemos), sino el que se nos viene encima. El mundo de los decenios de los años 30, los 40, los 50…, al final del cuál…

(esto tiene lugar durante el solsticio de verano del año 2050, o el solsticio de verano del 50, como dice la negra: […] así que la primera noche, también la primera noche de aquel verano, el verano del cincuenta, mientras la civilización llegó a buscarnos la pasamos solos […]),

… sucede el milagro, que milagro fue y estupefactos dejó a los miles de millones de habitantes de nuestro planeta Tierra.

¿Qué fue ello? No lo desvelaré, claro está, pero allí intervinieron fuerzas de las que aún no tenemos noticia. ¿Cómo íbamos a tenerlas, si los seres que las produjeron desdeñaban a la humanidad como interlocutora? ¿Para qué nos iban a necesitar, si ya existen los cetáceos?… Y es que no somos el centro del universo, como muchos pretenden, sino una especie que, si algo no lo remedia, está dando sus últimos suspiros.

La aventura de las luces azules es la última de las novelas que voy a publicar, una narración futurista (una fantasía, por lo tanto, y una fantasía bonita), en la que se aborda el problema de la evolución (de la evolución de la materia, se entiende, que desde el big bang no ha cesado de reelaborar sus estructuras, galaxias, estrellas, seres vivos…), lejos, muy lejos de las coordenadas hoy cotidianas, toda esa anticuada e inane jerga de izquierdas, derechas y demás zarandajas con que se entretiene a las por definición acríticas sociedades actuales. Es preciso traer a colación asuntos nuevos, y pensar en ellos, pues el mundo que nos espera no se va a componer de lugares comunes y baladíes y trasnochadas frases hechas…

La aventura de las luces azules es un título que lo define a la perfección. Es una aventura, vaya si lo es –una innumerable sucesión de ellas–, y amén de otros elementos (la superficie de los continentes, sí, pero también la del océano, sus más profundos abismos y la inmensidad de los yermos espacios interplanetarios…), está aderezada por los efluvios –de los que no sabemos nada– de las ondas telepáticas, es decir, las que se supone que emiten –aunque aún no las hayamos detectado– máquinas tan complicadas como los cerebros de los animales superiores. ¿Y quiénes son los animales superiores?, se preguntará más de uno. Pues se supone que las personas… y los cetáceos. Hay más, y tampoco habría por qué circunscribirse a ellos, pero para no complicar el asunto, los personajes principales de la historia son tres: un europeo que nace el 1 de enero de 2001 –justo con el milenio–; una negra procedente de la selva caribeña y cuya mayor afición es el mar, y un cachalote del océano Atlántico; telépata, por supuesto. Entre los tres dan cuerpo a esta ingente narración –La aventura de las luces azules–, que se extiende durante 100 años y 800 páginas.

Esta no es una narración de ficción científica (impropiamente llamada ciencia ficción), puesto que aquí no se habla de ciencia (o se habla muy poco), pero que inevitablemente cuenta con elementos de ese género, como la telepatía y la presencia de inteligencias extraterrestres. Entendámonos, la presencia, que no quiere decir su aparición en escena en carne mortal, puesto que no creo que estos seres sean tan tontos como para descender a la Tierra que conocemos, y menos con la que está cayendo en la sociedad de analfabetos informáticos que caracteriza los tiempos actuales. Sin embargo, allí están, contemplándonos con estupor desde el lugar que ocupan…

La que publico ahora es la primera parte, subtitulada Allegro vivace, y luego, con intermedios de unos meses, seguirán las restantes, Rondeau, Scherzo allucinante y Andante con moto e finale.

¿Qué más quieren que les cuente?, porque podría hablar de tantas cosas… De las aventuras abisales de la negra; de los conciertos de puertas chirriantes en alta mar –puesto que la música es parte fundamental en esta historia; del astronauta perdido para siempre en órbita solar; de la bienaventuranza, especie vegetal de allende los espacios siderales; de la boda por ondas electromagnéticas y los coloquios con seres que están lejos, muy lejos… pero no diré más. El que esté interesado en leer semejante cuento, que cuento es, y provisto de colosal fantasía desbordada (es el mundo del futuro), ya puede hacerlo AQUÍ.

Libros de aventuras para leer este verano

Ya podéis ir preparando el lector y la cabeza, porque si esta estación que viene, el verano, se os complica (o sea, que os deja la novia o el novio, o en el trabajo se niegan a daros vacaciones, u os meten en la cárcel o en el hospital, o llueve…, o lo que sea), siempre podéis salvar el escollo y viajar, sí, viajar, aunque sea con los ojos de la mente, que tampoco es mala forma de hacerlo. Para ello, ¿qué mejor ocupación que la de leer libros de aventuras?

A los que les gusten estos libros, y que además sean narraciones históricas, les puedo recomendar varios:

Ojos azules, que se puede ver aquí: https://www.amazon.es/dp/B072N822Q9

El viaje del morisco, aquí: https://www.amazon.es/dp/B079TBP55B

o Dios conmigo, aquí: https://www.amazon.es/dp/B018XOY7NU

Los detalles, es decir, de qué van, cuánto valen (baratísimos), quiénes son sus protagonistas y todo eso, se pueden ver en las páginas indicadas, en las que se dan toda clase de pormenores. Eso sí, y esto es de mi cosecha: son libros serios, sin tonterías.

Los anteriores, aparte de pertenecer al género de aventuras, son libros históricos, que podríamos decir, pero también hoy otros contemporáneos (que a lo mejor os gustan más) AQUÍ.

 

Dos aspectos del verano en el norte de España

Playas del Sardinero (Santander)

Establecimiento hotelero en Camaleño (Picos de Europa)

En estos lugares es donde suceden las aventuras

 

Comida española durante un viaje

Que en este país se come bien, no hay para qué repetirlo, pero como últimamente he dado una larga vuelta por sus caminos, he aprovechado para observar cómo están las cosas con esto de la modernidad, que seguramente han cambiado mucho. El resultado ha sido bueno, a saber:

Fideuá en Valencia (muy buena)

Helado en Alicante

Caldo gallego en Lugo (de lo mejor)

Cordero guisado en Castilla

Gazpacho en Cáceres

Jamón en Teruel (buenísimo)

Pote asturiano (superior)

Pulpo y empanadillas en la costa coruñesa

Tengo muchas más fotos, pero tampoco hay que exagerar. Lo que he puesto arriba estaba todo muy bueno, y lo que no lo estaba tanto, que de todo ha habido, claro es, aquí no lo menciono. Eso sí: los mejores sitios no han sido los más famosos (ni mucho menos), sino donde, al entrar, olía como tiene que oler un sitio en el que cocinan bien. Ojo al dato.

Este viaje ha sido una aventura, una aventura de verdad, más de mes y medio haciendo kilómetros y recorriendo sitios y sitios, hablando con la gente, viendo paisajes, monumentos, calles, plazas mayores, costas y montañas, playas solitarias (de estas, pocas, las menos), y abriéndome paso en aglomeraciones turísticas y otros lugares ingratos, diría yo, pero que también quería visitar. En defintiva, una movida. Y hablando de movidas, a sus amantes recomiendo ESTO.

Camargo Rain en Marte

Camargo Rain (planeta Tierra, España, siglo xx), de quien en ocasiones se dijo que era marciano –aunque en general se le tildara sólo de perro verde–, fue sucesivamente estudiante, ala pívot (en el colegio), cabo rojo, escritor de columnas periodísticas, aficionado a la cerveza y otras hierbas, cocinero y músico por afición, maestro de turistas, correcaminos, fotomatón, defensor de la gramática, observador de los cielos estrellados…, pero comenzaré de nuevo porque me estoy liando.

Camargo Rain, autor de este y otros trabajos (algunos larguísimos), a los dieciocho años comía piedras, y a los veinticinco hacía arroz como si fuera para el perro: lo echaba en una cazuela y revolvía…

(Tampoco. A ver ahora.)

Camargo Rain, que tiene de todo –menos vergüenza–, aparte de hacer un millón de fotos también ha ejercido otras industrias, de las que la menor no ha sido la de escribir novelas, unas ambientadas en la época actual y otras en la más lejana de las lejanías…, novelas de aventuras para quienes leen con los ojos, que es lo habitual, pero también para quienes lo hacen con los pies (deseando que dejen de hacerlo), que son abundantes; para quienes tienen hambre –que asimismo puede ser de lectura–, y para quienes de improviso necesitan un rato de diversión. En estos libros, por supuesto, no se aclaran todos los procedimientos para recorrer con bien los borrascosos senderos de la existencia, y mucho menos los modernos, pero sí algunos: los que a quien lo escribió (entre sesión y sesión) le parecieron más importantes.

 

El que quiera saber más, que mire AQUÍ.

Aviso para lectores

Desde el 7 de este mes de mayo, hasta el 16, podéis conseguir dos de mis libros descargándolos en un portal en el que no meten virus ni troyanos: Amazon. Son estos dos:

 

El procedimiento es muy sencillo, pero como no me apetece escribirlo otra vez, mejor id a este blog (es otro de los míos), en donde se dan toda clase de detalles sobre cómo hacerlo:

https://camargorain.wordpress.com/

 

Que lo paséis bien si los leéis (yo creo que son divertidos), y en último caso también podéis mirar AQUÍ.